Mezclar música Disco y Funk puede llegar a ser bastante complicado y sin duda tiene desafíos únicos que cualquier DJ debe superar, en esta guía que explicaremos junto a 2×3.cl cómo hacer transiciones fáciles cuando mezclas música Disco y Funk, para que la tarea no sea tan abrumadora.

¿Por qué es difícil mezclar Disco y Funk?

Hay tres cosas que hacen que mezclar música Disco y Funk sea más difícil que mezclar música House o Techno por ejemplo, son estas:

  1. Intros u outros cortos: A menos que estés tocando una versión extendida, lo que tienes en tus manos es una melodía de 3 o 4 minutos con unos intros y outros muy breves, esto significa que tienes muy poco tiempo para entrar y salir de la pista.
  2. Sin necesidad de un baterista en vivo: A principios de la década de los 80s se produjo la llegada de las cajas de ritmos, que llevaron la precisión de los beats a niveles exactos en los tracks de música. En estos días obviamos esta precisión pero en la década de 1970 las pistas se grababan con un baterista en vivo. Debido a esto, el tempo de una pista de Disco típica fluctúa, lo que hace que mantener dos melodías sincronizadas por el oído sea muy difícil.
  3. El tempo varía enormemente: Una melodía típica de House en estos días está (más o menos) dentro del rango de 123 a 128 BPM (golpes por minuto por sus siglas en inglés), con rangos igualmente ajustados que se aplican a otros géneros de música electrónica. Disco y Funk se sitúan entre 95 a 130 BPM, lo que significa que la posibilidad de que puedas mezclar de manera realista dos melodías aleatorias es mucho menor.

Disco-Ball

Tres transiciones fáciles

La conclusión clave de lo anterior es que simplemente no tienes el lujo de igualar fuertemente dos melodías de Disco o Funk y luego colocar una encima de la otra en una mezcla ecualizada de un minuto de duración. Necesitas diferentes tipos de transiciones y a continuación te mostramos tres de ellas:

Transición 1: el corte

El corte es probablemente la forma más fácil de ir de una pista a otra y también funciona bastante bien para pistas con BPM muy diferentes. Así es como funciona:

  • Prepara la pista entrante en su primer beat o en el primer beat de una frase donde el corte tiene sentido.
  • A medida que la pista saliente se acerca a su final sube el fader de la pista entrante.
  • Al final de la frase de la pista saliente presiona Play para la pista entrante y simultáneamente cierra el fader de canal de la pista saliente.

El corte es una forma perfectamente aceptable de transición entre melodías en un conjunto con diversos géneros y tempos. Sin embargo, si los BPM de las pistas entrantes y salientes son casi iguales también podrías intentar algo un poco más emocionante.

Transición 2: El beatmix de un compás

En el beatmix de un compás combina la pista entrante con la saliente y superpone los ritmos de las pistas uno encima del otro durante una breve transición. El beatmix de una barra solo funciona cuando los BPM de las pistas no están demasiado separados (aproximadamente de +/- 4%); de lo contrario corres el riesgo de que la transición no sea de lo mejor.

Aquí te explicamos cómo hacer el beatmix de una barra

Combina la pista entrante con la saliente, la unión de las pistas no tiene que ser perfecta porque la transición será muy corta y la batería arruinará la unión de todos modos. Prepara la pista entrante en su primer tiempo y a medida que la pista saliente se acerca a su final sube el fader de canal para la pista entrante al final de la frase de la pista saliente en el transcurso de los próximos 4 tiempos, es decir, 1 compás.

No te preocupes si hay un poco de galope durante la mezcla de una barra, es difícil evitarlo con un baterista en vivo y la transición es demasiado corta para que la mayoría de las personas se den cuenta de que la mezcla no es perfecta.

Drums-Funky

Transición 3: sincronización de las pistas

Si estás buscando lograr cualquier cosa menos las mezclas más cortas con música Disco y Funk y no eres un mago mezclando pistas, tu mejor opción es confiar en la funcionalidad de sincronización (sync), que asume que ambas pistas están cuadriculadas y el software junta sus ritmos sin importar cómo fluctúe su tempo, aunque obviamente para que la mezcla quede perfecta las pistas deberán estar bien cuantizadas.

Al igual que con la mezcla de una barra, los BPM de las dos pistas deben estar lo suficientemente cerca como para evitar subir o bajar demasiado la melodía entrante.

Así es como funciona la mezcla sincronizada o con sync

Prepara la pista entrante en su primer tiempo, a medida que la pista saliente se acerca a su final sube el fader del canal para la pista entrante aproximadamente un 75% y activa la sincronización en ambas. La pista saliente será la maestra y la entrante será la esclava, al final de la frase de la pista saliente presiona Play para la pista entrante.

Sobre una nueva frase o más, mueve gradualmente el fader del canal de la pista entrante hacia arriba mientras bajas el de la pista saliente. Disfruta del trabajo del software y una vez que finalice la transición no olvides desactivar la sincronización.

Una cosa a tener en cuenta es evitar los enfrentamientos cuando hay demasiados elementos en ambas pistas durante la transición, lo ideal es buscar situaciones en las que la pista entrante tenga una introducción instrumental o solo de ritmo, o donde por ejemplo puedas mezclar la pista saliente durante su pausa instrumental.

Creando tu set de Disco o Funk

Al mezclar con música Disco o Funk puedes optar por ignorar totalmente el BPM al seleccionar la siguiente pista, por lo que tu BPM saltará de una pista a la otra. Sin embargo, eso te deja haciendo cortes, a menos que los BPM de las pistas entrantes y salientes estén lo suficientemente cerca como para que puedas hacer una mezcla de un compás o una sincronizada.

Una estrategia alternativa es aumentar gradualmente el BPM a medida que se desarrolla tu set, lo que funciona especialmente bien en situaciones donde la fiesta está aumentando poco a poco en intensidad. Comienza con una pista en el rango inferior de BPM, digamos a 100 BPM; la siguiente melodía puede ser a 104 BPM, lo bajas un 3.8% a 100 BPM y haces la transición. Luego, en el transcurso de esta nueva melodía, gradualmente la elevarás, digamos 2 puntos porcentuales, por lo que ahora es -1.8% a 102 BPM.

Luego mezclas o cortas en una melodía de 106 BPM (reproducida a 102 BPM) y luego la aceleras un par de puntos porcentuales mientras suena.

El resultado final es que el BPM general de tu set aumenta gradualmente y, sin embargo, todas las transiciones se igualan (aún puedes hacer uno o dos cortes si así lo deseas). Algo que resulta útil aquí es activar el bloqueo de la tonalidad (el llamado Master en los dispositivos de Pioneer DJ por ejemplo) para que los aumentos de tempo en la pista no sean tan obvios para el público.

Lleva un tiempo dejar la comodidad de las melodías de la música electrónica, que es amigable para DJs, y comenzar a incorporar el Disco y el Funk a tus sets, pero es algo que agradecerás tanto tú como tu público.

Fuente: https://www.tecnologiadj.com/

Consejos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *